En busca del oro 


por

Judith Westveer

Periodista científico

Soy una académica creativa a la que le gusta contar historias sobre la naturaleza, y la selva amazónica es mi mayor fuente de inspiración. Después de terminar un doctorado en Ecología de la Conservación, durante el cual estudié las formas de proteger y restaurar los humedales, trabajé para varias ONG medioambientales peruanas. Actualmente, me dedico a concienciar sobre la importancia de la naturaleza.

Más información sobre Judith Westveer


22 de marzo de 2022

En busca del oro 

 

La primera vez que visité Madre de Dios, Perú, fue en 2010. Tomé un barco para remontar el río Tambopata y vi que el agua estaba cubierta de polvo dorado. Me sentí como si estuviera soñando, rodeada de una exuberante selva verde, cielos azules, mientras flotaba en un río de oro. Me enamoré del lugar. El año pasado volví a la región. Remonté el río Madre de Dios y me bajé del barco con el corazón destrozado. 

Veo un paisaje extraño, en el que se levantan grandes montones de guijarros grises y arena marrón junto a estanques fangosos, que están coronados por un residuo espumoso de una sustancia desconocida. Colinas y baches se alternan en una superficie que parece una enorme cicatriz de un mal caso de varicela. Los colores dominantes son el gris monótono y el marrón fangoso. Los olores son industriales; predominan los olores a gasolina y aceite. Los sonidos son mecánicos, un generador continuo y bullicioso, tok-tok-tok-tok, que nunca se detiene, ni siquiera por la noche. Los sonidos de la mina de oro resuenan en lo más profundo del bosque, e incluso después de que mis oídos se acostumbren al sonido, mi cuerpo siente los graves sin cesar.

El interminable paisaje de arena y piedra no se parece en nada a la selva tropical que había aquí originalmente. Es el mundo opuesto, y está claro que el ecosistema se ha puesto literalmente patas arriba. Una selva tropical es normalmente una fuente de vida, con una biodiversidad inigualable de plantas y animales. Árboles enormes, con un microhábitat diferente en cada metro cuadrado. Un hogar para grandes depredadores como jaguares y pumas. Un criadero de aves, en lo alto de las ramas, y de peces, en lo profundo de los humedales. Esta riqueza ya no se ve en ninguna parte.

Me sigo preguntando qué ha pasado. ¿Por qué aquí? ¿Por qué hasta este punto? ¿De dónde vienen estos mineros ilegales y qué se puede hacer para detener esto? Decido emprender una búsqueda personal de oro, pero quiero respuestas en lugar de joyas.  

Vea la versión en español de En busca del oro, aquí.

¿Por qué se extrae oro en la selva tropical?

Hablemos de geología antes de sumergirnos en la ecología, la historia y la economía. La razón por la que se excava el suelo para buscar oro, concretamente en Madre de Dios, es el resultado de procesos geológicos. Cuando se formaron los poderosos Andes, empujaron hacia arriba los metales pesados que se habían hundido en las profundidades del núcleo de la Tierra cuando se formónuestro planeta1. En el largo proceso de formación de continentes y cordilleras, el oro se acercó a la corteza terrestre y se hizo accesible. La posición geográfica de la selva tropical de Perú, situada justo al lado de los Andes, creó una situación única en la que el oro está incrustado en el sedimento que se encuentra debajo de una selva masiva. Otro efecto geológico hace que Madre de Dios sea un verdadero punto caliente para el oro. La selva tropical, situada en las estribaciones de los Andes, está repleta de ríos y arroyos que reciben toda la escorrentía de las montañas. El agua transporta el oro que se erosiona lentamente de las rocas andinas. Se ha comprobado que en los lugares donde los entornos glaciares se convierten en entornos de agua de deshielo se caracterizan por un aumento del contenido de oro2.

Sin embargo, aquí no se puede encontrar oro en pepitas, como en el norte de Perú, sino sólo en diminutos fragmentos. Los antiguos glaciares que erosionaron lentamente las capas de sedimentos afectaron al tamaño de los fragmentos de oro, dejando sólo polvo dorado que se encuentra en los lechos de los ríos y arroyos. Estos "placeres de oro" en la jerga minera son difíciles de extraer y requieren técnicas muy invasivas e ineficaces para recoger el preciado elemento3. La única forma de extraer este oro aluvial (aluvial significa sedimentario) es excavar por completo el suelo de los arroyos y los lechos de los ríos y hacer pasar el sedimento por una serie de máquinas y procesos tras los cuales quedan las pequeñas motas de oro.

Perú tiene varias regiones con yacimientos de oro que se explotan; el más grande en superficie es Yanacocha. La mina de Yanacocha es una mina a cielo abierto situada en Cajamarca y se estima que produjo 340.000 onzas de oro en 2020. Además de las minas a cielo abierto, hay minas subterráneas, como la Mina Marsa en la región La Libertad, que produjo un estimado de 165.000 onzas de oro en 2020. Esta región peruana tiene la mayor cuota de producción de oro, que asciende a más del 29 por ciento de la producción total del país. Para poner estas cifras en perspectiva, Perú extrajo 120 toneladas en 2020, convirtiendo a Perú en el octavo mayor productor de oro a nivel mundial en ese año. Las cifras de producción de oro para 2021 aún varían entre las fuentes, pero algunas plataformas dicen que la extracción de oro bajó a 97 toneladas, lo que convierte a Perú en el duodécimo mayor productor de oro el año pasado . 

Además de los efectos sociales negativos, como los problemas de salud derivados de la exposición al mercurio, como la alta incidencia de anemia y neurotoxicidad entre los niños expuestos, el aumento de la prevalencia de enfermedades tropicales como el paludismo y la falta de acceso a los servicios de salud, educación y saneamiento en los campamentos mineros, este tipo de minería ilegal también se asocia con la delincuencia organizada, el tráfico de drogas, la trata de seres humanos y la explotación sexual, todos ellos frecuentes en los emplazamientos mineros ilegales.

Tanto las minas de superficie como las subterráneas tienen un proceso de excavación estrictamente controlado. En comparación, la minería de oro de aluvión es mucho peor para los bosques y el clima, ya que libera carbono tanto de los bosques de la superficie como de los depósitos subterráneos. 

La invasión del proceso de minería aluvial es fácil de ver en la zona minera más infame de Madre de Dios, llamada La Pampa. Esta zona, traducida como "La Pampa", es la mayor mina de oro aluvial ilegal de Perú, y la destructividad de la mina puede verse en muchos niveles. Además de los efectos sociales negativos, entre los que se incluyen los problemas de salud derivados de la exposición al mercurio, como la alta incidencia de anemia y neurotoxicidad entre los niños expuestos, el aumento de la prevalencia de enfermedades tropicales como la malaria y la falta de acceso a los servicios de salud, educación y saneamiento en los campamentos mineros, este tipo de minería ilegal también se asocia con el crimen organizado, el tráfico de drogas, la trata de seres humanos y la explotación sexual, todos ellos frecuentes en los emplazamientos mineros ilegales . Aunque estos problemas sociales negativos no son directamente evidentes, la destrucción medioambiental de la industria sí lo es, y estoy a punto de conocer de cerca este feo proceso. 

¿Por qué es tan destructiva esta forma de minería?

Conocí a Katy en un taxi compartido desde el pequeño pueblo de Laberinto hasta Puerto Maldonado, la ciudad más grande de la región. Parece cansada y me pregunta si tengo hijos; le digo que no. Sí tiene hijos, cuatro para ser exactos, un marido y un par de minas de oro. Con una botella de ron, me presento en su casa al mes siguiente, preguntando si puedo visitar la mina. Me dice que sí y me lleva a una de las minas. Me dice que hay que tener cuidado porque los militares están bombardeando la otra. Tomamos un triciclo hasta un lugar en las afueras de Laberinto donde, una vez más, es la clásica imagen de la minería de oro: altos montones de guijarros con profundos pozos de agua turbia. Veo viejas dragas oxidadas y generadores tirados por ahí, un montón de residuos de plástico y trozos de lona que seguramente acabarán en el río la próxima vez que suba el agua. Me cuenta cómo funciona el proceso mientras recorremos la mina.

El procedimiento de extracción de oro de aluvión no es exactamente una ciencia espacial. Una zona próxima a un río o arroyo es despojada de sus árboles y vegetación. Los troncos se venden o se utilizan como leña en las estufas para cocinar las comidas de los trabajadores de la mina. Una vez despejada la zona, se excava un pequeño pozo. Naturalmente, el agua subterránea brota en la fosa y la draga se coloca allí mismo. La draga tiene un tubo y una bomba que funciona con un generador que consume gasolina. El tubo, dirigido por personas que vadean la fosa, aspira el agua y la tierra, ampliando el tamaño de la fosa. El sedimento aspirado llega a una cinta transportadora con una alfombra rugosa, un material que se parece al velcro. Los guijarros grandes y la arena ruedan por la cinta transportadora y crean montículos crecientes junto al pozo. Los diminutos fragmentos de oro quedan atrapados en la alfombra de la cinta transportadora. 

De vez en cuando, se saca la alfombra del cinturón improvisado y se coloca cuidadosamente en un viejo barril de gasolina. Se añade un poco de agua de río y los mineros se meten en el barril para estampar y saltar cualquier residuo, de forma similar a como se hacía el vino. La alfombra se limpia y el residuo acuoso se hierve junto con mercurio líquido. El mercurio hace que los diminutos fragmentos de oro se agrupen, creando una pequeña pepita, y todo el exceso de agua y arena se quema y evapora, al igual que una buena cantidad del propio mercurio. Estos productos químicos no desaparecen, simplemente se transforman de líquidos o sólidos en gases transparentes. El oro se lleva a la ciudad más cercana y se vende por dinero, las máquinas cavan otro pozo y la alfombra se limpia de nuevo. Los mineros del oro siguen adelante, una y otra vez, arrancando toda la materia orgánica de la tierra y reduciendo el suelo a simple arena.

Los efectos medioambientales de las prácticas de extracción de oro en Madre de Dios se producen a nivel físico, ecológico y químico y tienen consecuencias tanto a corto como a largo plazo. 

Físicamente, la minería está creando nuevos ecosistemas, al convertir el bosque natural y los cauces de los ríos en estanques y montes de arena. Esta alteración del paisaje tiene un efecto tremendo en la hidrología, la temperatura del agua y la carga de sedimentos. En una región con minas, se encuentra un agua más turbia, calentada en estanques poco profundos, y el curso de los ríos se ve frenado por los montes de arena y los pozos profundos. 

Estas alteraciones físicas tienen un efecto en el ecosistema natural, ya que las especies acuáticas que están adaptadas a los ríos con una zona ribereña saludable, no pueden sobrevivir en un hábitat similar a un estanque estancado sin ninguna vegetación. Aparte de no poder soportar el calor en su nuevo y turbio "jacuzzi", las especies de aguas corrientes necesitan que el agua fluya realmente para absorber el oxígeno del agua y cumplir muchos otros aspectos de sus ciclos vitales, como el desove y la dispersión. 

Un hábitat nuevo significa que hay nuevos nichos que deben ser ocupados por animales, plantas y otros organismos. Para un ecologista, esto puede ser una situación bastante emocionante. Un estudio reciente demuestra que las balsas mineras abandonadas tienen una gran diversidad de vida en ellas. Una sorpresa, ya que estas balsas contienen metales pesados, pero los peces, invertebrados y plancton que este equipo encontró parecían no inmutarse por este cóctel. Sorprendentemente, el ecosistema de humedal recién creado con estanques en lugar de un lecho fluvial liso, tiene especies que de otro modo no estarían presentes en el ecosistema natural. Hay un aumento de la biodiversidad y, como guinda, las nuevas especies son también una importante fuente de alimento para el resto de la red alimentaria. Así que, ¿quizás estas balsas mineras no sean del todo malas?

El problema es que los estanques están llenos de mercurio y otros contaminantes. La alteración química de este ecosistema es motivo de alarma, ya que a algunas especies acuáticas no parece importarles vivir en estanques contaminados, pero almacenan el mercurio en sus células, que luego pasa al resto de la red alimentaria de la selva, ya que se lo comen los peces, las aves y los humanos

La contaminación por mercurio se produce de dos formas: como partículas diminutas en el agua y el suelo, y como depósitos atmosféricos, ya que este elemento se evapora muy rápido cuando se utiliza. Un estudio publicado el mes pasado demostró que los bosques intactos de la Amazonia peruana cercanos a las minas de oro reciben aportes extremadamente altos de mercurio en la atmósfera, en el follaje de las copas de los árboles y en los suelos. Los bosques cercanos a las minas de oro interceptan grandes cantidades de mercurio particulado y gaseoso, y se produce una importante acumulación de mercurio en los suelos, la biomasa y en las aves cantoras residentes en algunas de las zonas más protegidas y con mayor biodiversidad de la Amazonia. Los autores plantean con acierto importantes cuestiones sobre cómo la contaminación por mercurio puede limitar los esfuerzos de conservación modernos y futuros en estos ecosistemas tropicales.

El bosque que rodea a las minas de oro está absorbiendo mercurio a través de las precipitaciones y directamente en las hojas de los árboles, lo que da lugar a concentraciones de mercurio 15 veces superiores a las de las zonas deforestadas circundantes. Esta carga de mercurio en Los Amigos supera los flujos de mercurio previamente reportados en los bosques de América del Norte y Europa cerca de los sitios de combustión de carbón y es comparable con los valores en la China industrial.

Para comprender el alcance de esta situación: los ecologistas que eligen la remota Estación Biológica Los Amigos en el Madre de Dios, a 5 horas río arriba de la ciudad más cercana, en una selva aparentemente prístina, están realizando sus investigaciones ecológicas en un lugar donde la concentración media de mercurio se encuentra entre las más altas reportadas en la literatura a nivel mundial. El hecho de que el bosque que rodea a las minas de oro absorba el mercurio a través de las precipitaciones y directamente en las hojas de los árboles (que son muchas) hace que las concentraciones de mercurio sean 15 veces superiores a las de las zonas deforestadas circundantes. Esta carga de mercurio en Los Amigos excede los flujos de mercurio previamente reportados en los bosques de Norteamérica y Europa cerca de los sitios de combustión de carbón y es comparable con los valores en la China industrial.

Empiezo a sentirme un poco preocupado, ya que he pasado una cantidad considerable de tiempo en la Estación Biológica de Los Amigos, bebiendo agua de los arroyos locales. Pero también, de repente, los datos científicos obtenidos localmente sobre la fisiología y el comportamiento de los animales adquieren un contexto totalmente nuevo para mí. Se sabe que la elevada exposición al mercurio en las aves canoras provoca una reducción de la reproductividad, una menor supervivencia de los polluelos, un aumento del estrés fisiológico y de la mortalidad, e incluso altera el comportamiento. Imagínese estudiar una fauna silvestre que está dañada neurológica y físicamente, pensando que muestra un comportamiento natural. Sorprendentemente, los investigadores hallaron concentraciones de mercurio en los pájaros cantores de los alrededores de Los Amigos que eran de 2 a 3 veces mayores que las de los pájaros cantores de un campo no afectado.

¿Durante cuánto tiempo y con qué diligencia se ha explotado esta región?

Para mí, y para muchos ecologistas y conservacionistas que me acompañan, que visitan esta Estación Biológica de Los Amigos en la selva profunda, es alucinante darse cuenta de que la estación se construyó en realidad como un campamento minero hace ya 40 años. Los rasgos son claros: una amplia y bien definida carretera que lleva desde el puerto fluvial hasta la estación de montaña, utilizada para camiones y maquinaria pesada, una gran draga metálica abandonada en la selva y tres robustos dormitorios de cemento. En 1982 estos edificios de cemento fueron construidos por una empresa minera panameña. De 1983 a 1985, hasta 120 hombres vivieron en el campamento, que utilizaron como base para las exploraciones de oro en toda la región

Esto es sólo un ejemplo, para demostrar que la minería en Madre de Dios no es un hecho reciente. En el verano de 1942 se produjo un espectacular descubrimiento de oro en el este de Perú, mientras el resto del mundo estaba preocupado por la guerra. A medida que avanzaba la estación seca del Amazonas, se corrió la voz de que se había producido un importante hallazgo en el Alto Río Negro y comenzó la fiebre del oro.

Sin embargo, hay descubrimientos anteriores de depósitos aluviales de oro en el sureste de Perú por parte de los exploradores Edmunds en 1890 y Conway en 1901. Durante el primer boom real, los mineros eran en su mayoría lugareños de Madre de Dios, aunque algunos vinieron de otras partes del país. 

Así que, siendo esta región conocida por el oro desde hace mucho tiempo, me pregunto cómo es que la industria ha explotado en los últimos años. Un estudio realizado en 2013 supuso un gran avance en la cartografía de la extensión de la minería en esta región. Los científicos combinaron estudios de campo, cartografía aérea e imágenes por satélite de alta resolución para evaluar la extracción de oro por carretera y por río en la región de Madre de Dios, en la Amazonia peruana, entre 1999 y 2012. En este periodo, la extensión geográfica de la minería de oro aumentó un 400%.

La tasa media anual de pérdida de bosques como consecuencia de la extracción de oro se triplicó en 2008 tras la recesión económica mundial (de 2.166 hectáreas anuales antes de 2008 a 6.145 hectáreas anuales de 2008 a 2012).

La tasa media anual de pérdida de bosques como consecuencia de la minería del oro se triplicó en 2008 tras la recesión económica mundial (de 2.166 hectáreas anuales antes de 2008 a 6.145 hectáreas anuales de 2008 a 2012) y estuvo estrechamente relacionada con el aumento de los precios del oro. En ese momento, y en la actualidad, las pequeñas explotaciones clandestinas constituían más de la mitad de todas las actividades de extracción de oro en toda la región.

Más recientemente, en 2020, el MAAProject, un proyecto liderado por la organización estadounidense sin ánimo de lucro Amazon Conservation y la ONG peruana ACCA, trazó un mapa de la expansión de la deforestación debida a la minería, y concluyó que se pierden 250 hectáreas mensuales de selva tropical a causa de la minería en Madre de Dios.

Se me ocurre que con la subida de los precios del oro a nivel mundial, combinada con otras pocas oportunidades de trabajo en la región, es bastante lógico que una cantidad cada vez mayor de gente esté eligiendo sus apuestas en la mina. 

¿Qué lleva a la gente a esta industria destructiva? 

Para obtener una visión personal de la parte del "por qué", hablo con la señora Lourdes Kalinowski. Una mujer mayor y maternal, que me dice "no te preocupes" mientras intenta fijar una hora concreta para una llamada telefónica. Trabajó como cocinera en uno de los campamentos mineros, y no tiene miedo de compartir su historia, mientras yo descubro por qué la gente se siente atraída a trabajar en esta industria. Su testimonio sobre su estancia en la mina de oro, que sólo duró un año, es de fuerte moral y respeto por la naturaleza.

En el año 2003, Lourdes empezó a trabajar en la mina de oro, ya que había muchas oportunidades de empleo y muchos de sus amigos y familiares tenían trabajo en varias concesiones mineras. Como mujer, tenía un sueldo mensual fijo, mientras que los hombres cobraban en función del rendimiento mensual. La paga no estaba mal y ella necesitaba mantener a su familia. Dejó de trabajar en la mina al cabo de un año, ya que se dio cuenta de que la industria no era legal, lo que le causaba mucha preocupación. 

"Fue una época triste. En primer lugar, vi la destrucción del medio ambiente delante de mis ojos. En segundo lugar, corríamos el riesgo de ser desalojados, o peor: bombardeados, por los militares que luchaban contra la minería ilegal. El trabajo en sí era arriesgado e insalubre, así que no quise continuar". 

El miedo a ser bombardeado, a trabajar en condiciones duras, con el aire lleno de gasolina y los estanques llenos de mercurio, parece apocalíptico. Pero el ambiente en el campamento minero no era un escenario apocalíptico: "La gente que trabajaba en la mina trabajaba duro, pero también había tiempo para el relax. Creo que teníamos un buen jefe, estas cosas difieren según el campamento minero. Todos los domingos formábamos equipos para jugar al voleibol o al fútbol, y podíamos volver a nuestro pueblo cada dos fines de semana. No trabajábamos toda la noche, ya que el descanso nocturno era muy importante para no tener ningún accidente con la maquinaria pesada. Alimentaba a los trabajadores con buenas comidas y buenos zumos. Nos asegurábamos de dar a los hombres mucho arroz, yuca, papaya y plátanos". 

Aunque Lourdes se aseguró de alimentar a sus compañeros con comida nutritiva, se dio cuenta del daño que el campamento causaba en la salud del personal. Lourdes conoce los efectos del mercurio en el cuerpo humano y es muy consciente de que este contaminante acaba en el agua y el pescado que comen los mineros. Además de los efectos a largo plazo que tiene el mercurio en la salud humana, hay otros peligros a corto plazo. Los hombres que manejan la maquinaria inhalan vapores de gasolina durante todo el día. Las mujeres que manejan las cocinas de leña se queman a menudo, y el tratamiento decente está muy lejos. Lourdes recuerda que los accidentes con las máquinas de dragado eran frecuentes, ya que el río crece rápidamente y sin control.

"Trabajar en un empleo ilegal significa que no hay un contrato formal, no hay estabilidad ni seguridad laboral, no hay seguro en caso de accidentes y se teme que el gobierno lance una bomba sobre tu campamento. El gobierno debería crear más oportunidades de trabajo para evitar que la gente se dedique a esta industria ilegal, es una solución mejor que bombardear los campamentos y los equipos."

Lourdes Kalinowski

De las 70 personas del campamento minero de Lourdes, alrededor del 75% eran hombres. Había un equipo para retirar los árboles y la vegetación, un equipo para recoger leña, un equipo para manejar las máquinas, un equipo para explorar nuevas ubicaciones, y el 15% de mujeres se dividía en grupos para cocinar, lavar y limpiar. Lourdes todavía tiene familiares que trabajan en las minas, pero subraya que la industria ha cambiado y la gente de Puerto Maldonado ya no es propensa a trabajar en las minas. Muchos de mis amigos y familiares que trabajaban en las minas se han pasado al trabajo agrícola, el ecoturismo, la conducción de barcos y el transporte. La mayoría de la gente que trabaja en las minas hoy en día es de Cusco o de más lejos. No es un buen trabajo y me entristece pensar en toda la gente que se ve obligada a trabajar en esta industria ilegal para poder mantener a su familia. Trabajar en un empleo ilegal significa que no hay un contrato formal, que no hay estabilidad ni seguridad en el empleo, que no hay seguro en caso de accidentes y que se teme que el gobierno lance una bomba sobre tu campo. El gobierno debería crear más oportunidades de trabajo para evitar que la gente se dedique a esta industria ilegal, es una solución mejor que bombardear los campamentos y los equipos". 

Los ministros de Medio Ambiente, Interior y Defensa supervisaron ejecución de las acciones en la zona denominada "La Pampa".

En busca de un futuro dorado

Aunque empiezo a entender la desesperación de la gente y las decisiones que se derivan de ella, sigue siendo difícil ignorar el enorme daño ecológico que sigue produciéndose en la selva de Madre de Dios. El entorno de los cauces de los ríos parece actualmente una herida cortante, pero... las cosas están cambiando.

En 2017 y 2018 la deforestación por la minería alcanzó índices alarmantes con la deforestación de 18.440 hectáreas en todo el sur de Perú en solo dos años . El gobierno peruano decidió actuar en febrero de 2019 con la Operación Mercurio. Esta operación utilizó fuerzas militares para luchar contra los campamentos mineros ilegales recuperando el principio de autoridad, y mediante la reforestación a gran escala. 

Al principio, el SERNANP (Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado) se mostró optimista en su planteamiento y aprovechó el momento para plantar un árbol simbólico en el terreno baldío. Ante todo, querían demostrar que el desarrollo productivo y sostenible de Madre de Dios es posible, basado en su capital natural que incluye el bosque y también la minería, mientras trabajaban en su formalización. Más tarde, la misión se tornó más sombría, ya que los militares avisaron con poca antelación antes de bombardear los campamentos y los equipos mineros e incautar todos los vehículos motorizados. 

Sin embargo, la operación pareció tener éxito, ya que a finales de 2020 se observó una disminución del 90% de la extracción de oro en La Pampa a través de imágenes por satélite20. La operación se dirigió a esta zona minera más crítica y expandida, donde efectivamente los mineros parecían haber hecho las maletas. Sin embargo, la deforestación de la minería del oro aumentó en otras tres zonas clave, lo que indica que algunos mineros expulsados de La Pampa se trasladaron a las zonas circundantes. El gobierno peruano, sin embargo, ha llevado a cabo recientemente importantes intervenciones en estas tres zonas. En general, la deforestación de la minería del oro se redujo en un 78% en los seis lugares tras la Operación Mercurio.

Sin embargo, la minería ilegal persiste. Desde 2020, todavía se han documentado 1.115 hectáreas de deforestación por minería de oro en los seis emplazamientos desde la Operación Mercurio (pero, en comparación con las 6.490 hectáreas anteriores a la Operación).

Las minas de oro abandonadas se están reforestando con la ayuda de la población local. Una de ellas es mi amiga, Karla Jurado, una joven madre soltera y nativa de Puerto Maldonado que suele trabajar en alojamientos turísticos de la región. Karla decidió trabajar con el SERNANP en la segunda fase de la Operación Mercurio, la de reforestación. Encontró la convocatoria de trabajadores en Facebook, y como no había trabajo en el sector turístico debido a la pandemia, se arriesgó. 

Karla dice: "Sabíamos de la contaminación y la devastación causada por la minería del oro en La Pampa, así que pensamos que era algo bueno que hacer". Trabajó en La Pampa, en uno de los varios campamentos de reforestación, durante 6 meses seguidos. Diez días de trabajo y tres de descanso, el transporte de ida y vuelta a la zona de reforestación estaba organizado y las condiciones del campamento eran básicas. La paga era muy limitada, según Karla.

Fue un trabajo duro. Estábamos bajo un sol abrasador, trabajando en las llanuras de arena, a menudo arando a través del pesado barro. No tuvimos ningún encuentro peligroso con los mineros de oro ilegales, pero supe de otro campamento de reforestación que sí lo tuvo. Era peligroso trabajar tan cerca de gente a la que no le importa la ley y que no necesariamente apoya nuestros esfuerzos. El equipo de reforestación que entró en conflicto con los mineros ilegales acabó abandonando esa zona".  

Los árboles plantados, como el gran shihuahaco (Dipteryx micrantha) de madera dura, pero también árboles frutales como el achiote(Bixa orellana) y la guayaba (Psidium guajava), fueron elegidos por su valor ecológico y nutricional. Es discutible si plantar árboles frutales en zonas contaminadas por el mercurio trae más perjuicios que beneficios para el consumidor, ya que las hojas y los tejidos de las plantas pueden absorber el mercurio atmosférico y del suelo, pero con optimismo, a Karla le dijeron que esto era para asegurar el regreso de la vida silvestre. El programa de reforestación sigue en marcha, ya que es necesario reforestar más superficie. Karla se mantiene informada de los avances. 'Los árboles están creciendo bien, va bien. El Ministerio de Agricultura supervisa los resultados y lo comparte con el público local'.

Aunque la primera ley para regular la comercialización del oro se aprobó ya en 1971, en los últimos años se ha puesto mucho más empeño en la persecución de la minería ilegal y se ha establecido una directriz gubernamental clara para la formalización de las pequeñas minas de oro artesanales. La gente tiene que cumplir esta directriz cuando legaliza su concesión minera. Tiene normas estrictas sobre la prevención de accidentes e incluso exige un plan de mitigación para dejar la zona de la mina de oro con una alternancia mínima del ecosistema natural. Si se cumplen todos los requisitos de esta directriz, el gobierno formalizará y legalizará la mina.

El instituto de conocimiento local CINCIA (Centro de Innovación Científica Amazónica), afiliado a la Universidad Wake Forest de Estados Unidos, tiene una ambiciosa agenda científica en torno a la contaminación por mercurio. CINCIA busca generar conocimiento científico para permitir una mejor toma de decisiones en la región y comunica sus hallazgos a los responsables de la toma de decisiones y a la comunidad, democratizando el conocimiento, al tiempo que genera oportunidades para el desarrollo sostenible. 

Para ayudar a la reforestación tras la explotación minera, establecieron una red de 42 hectáreas de plantaciones experimentales a lo largo de un gradiente ecológico y socioeconómico que abarca la selva de Cuzco y Madre de Dios. Simultáneamente, para evaluar los efectos del mercurio sobre la salud, generan pruebas científicas para comprender mejor el flujo del mercurio. Para extraer el mercurio de los suelos contaminados, experimentan con el biocarbono como posible herramienta de remediación. El biocarbono puede aumentar la capacidad de retención de nutrientes y agua en el suelo, mejorando así la acidez y estimulando las funciones microbianas del suelo.

Además del gobierno, las universidades y los institutos, las organizaciones sin ánimo de lucro se están preocupando por encontrar soluciones para Madre de Dios. La Amazon Aid Foundation se ha propuesto concienciar sobre estas prácticas ilícitas del oro y ha creado The Cleaner Gold Network. Esta alianza de consumidores, científicos, artistas, educadores, comunidades indígenas, ONG y empresas del sector aurífero, participan en un enfoque multi-iniciativa para promover soluciones para la minería de oro no regulada en la Amazonía. Su película "River of Gold" descubre esta industria con imágenes e historias convincentes. 

Hace varios años, la fundación ACEER trajo a la región a expertos en oro limpio y empezó a experimentar con una técnica de galvanoplastia. Sin quemar mercurio para amontonar los fragmentos de oro, esta técnica demostró un aumento de 3-4 en la recogida de oro. En todo el mundo se han desarrollado diversas técnicas sin mercurio, pero la tradición, la costumbre y el coste hacen que la transición sea lenta. 

Además de la concienciación, se hacen grandes progresos para transformar la extracción de oro en un proceso menos contaminante mediante el uso de prácticas sin mercurio. Hace varios años, la fundación ACEER trajo a la región a expertos en oro limpio y empezó a experimentar con una técnica de galvanoplastia. Una corriente eléctrica arrastra iones de oro, que están cargados positivamente, a través de una solución de baño de oro, permitiendo que se adhieran a la pieza de metal cargada negativamente. Así, sin necesidad de quemar mercurio para aglutinar fragmentos de oro, esta técnica demostró un aumento de 3-4 en la recogida de oro. Los resultados se presentaron al público y a los miembros de la comunidad minera. La aplicación de la técnica no tuvo mucho éxito, ya que los mineros valoraban su tradición y consideraban que el equipo de galvanoplastia era demasiado costoso, aunque habrían amortizado rápidamente el precio dado el aumento del rendimiento. En todo el mundo se han desarrollado diversas técnicas sin mercurio, pero la tradición, la costumbre y el coste hacen que la transición sea lenta. 

Una nueva oleada de soluciones sostenibles está por llegar, ya que Conservation X labs, ha abierto un Gran Desafío: el Desafío de la Minería Artesanal, edición Amazonas. Esta empresa de tecnología e innovación que crea soluciones para detener la crisis de la extinción, convoca a todos los innovadores, investigadores y emprendedores de todo el mundo para que desarrollen e implementen soluciones que aborden los costes ambientales y sociales de la minería de oro artesanal y de pequeña escala (ASGM) en el Amazonas. El próximo verano, varios equipos de innovadores van a poner a prueba sus soluciones sobre el terreno, haciendo de la región un lugar mejor desde el punto de vista ecológico y socioeconómico. 

De todas las personas que he conocido que trabajan en, con y contra la minería ilegal de oro, creo que el futuro de la selva tropical es brillante. Si todas las leyes, ideas y soluciones se ponen a prueba y se aplican, este trozo del planeta podrá restaurarse ecológicamente y prosperar de nuevo.

Tengo mis respuestas sobre el por qué aquí, el por qué ahora, el por qué ellos y el cómo se ven afectados el río y el bosque. Mi búsqueda me ha llevado a plantearme más preguntas sobre el mundo ilícito que ha supuesto la invasión de la minería ilegal de oro, que exploraré pronto en otra entrada del blog. Para extraer de todas las personas que he conocido que trabajan en, con y contra la minería ilegal de oro, creo que el futuro de la selva es brillante. Si todas las leyes, ideas y soluciones se ponen a prueba y se aplican, este trozo del planeta podrá restaurarse ecológicamente y prosperar de nuevo. Se puede venir a flotar en un río de oro, sin oír el ruido de las dragas de bombeo, ni oler el olor de la gasolina, ni ver estanques turbios y montones de arena junto al río. Esta región merece un final feliz, y un río sano forma parte de ello. 

Recursos

1 Matthias Willbold, Tim Elliott, Stephen Moorbath. La composición isotópica del tungsteno del manto terrestre antes del bombardeo terminal. Nature, 2011; 477 (7363): 195 DOI: 10.1038/nature10399

2 Gérard Hérail, Michel Fornari, Michel Rouhier. Control geomorfológico de la distribución del oro y de la evolución de las partículas de oro en los placeres glaciares y fluvioglaciares de la cuenca Ancocala-Ananea - Andes sudorientales del Perú. Geomorphology, 1989, volumen 2, número 4.

3 Villegas, C., Weinburg, R., Levin, E., & Hund, K. (2012). Programa de minería artesanal y de pequeña escala en áreas protegidas y ecosistemas críticos. Fondo Mundial para la Naturaleza. 

4 Base de datos de minería de GlobalData, 2020.

5 Statistica, 2020, Distribución de la producción minera de oro en Perú en 2020, por regiones.

6 LePan, Nicholas (2021). "Visualización de la producción mundial de oro por países en 2020".

7 Consejo Mundial del Oro, 2021. https://www.gold.org/goldhub/data/historical-mine-production

8 USAID, Estudio de caso: minería artesanal y de pequeña escala en Madre de Dios, Perú. Octubre de 2020

9 Weinhouse, Caren, John A Gallis, Ernesto Ortiz, Axel J Berky, Ana María Morales, Sarah E Diringer, James Harrington, et al. 2020. "Una evaluación de la exposición al mercurio basada en la población cerca de un sitio de minería de oro artesanal y de pequeña escala en la Amazonía peruana." Journal of Exposure Science and Environmental Epidemiology

10 GIATOC. (2017). Estudio de caso: La minería ilícita del oro en el Perú. Ginebra: Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional.

11Abe, C. A. et al. Modeling the effects of land cover change on sediment concentrations in a gold-minded Amazonian basin. Reg. Environ. Chang. 19, 1801-1813 (2019).

12 Dethier, E. N., Sartain, S. L. & Lutz, D. A. Aumento de los niveles e inversión estacional de los sedimentos suspendidos fluviales en un punto caliente de biodiversidad tropical debido a la minería artesanal del oro. Proc. Natl Acad. Sci. USA 116, 23936-23941 (2019).

13 Julio M. Araújo-Flores, et al. Seasonality and aquatic metacommunity assemblage in three abandoned gold mining ponds in the southwestern Amazon, Madre de Dios (Peru), Ecological Indicators, Volume 125, (2021) 

14 Feingold, Beth J, Axel Berky, Heileen Hsu-Kim, Elvis Rojas Jurado y William K Pan. "Exposición dietética al mercurio basada en la población a través del consumo de pescado en el sur de la Amazonía peruana". Environmental Research (2020)

15 Gerson, J.R., Szponar, N., Zambrano, A.A. et al. Los bosques amazónicos capturan altos niveles de contaminación atmosférica por mercurio procedente de la minería artesanal del oro. Nat Commun 13, 559 (2022). 

16 Ackerman, J. T. et al. Avian mercury exposure and toxicological risk across western North America: A synthesis. Sci. Total Environ. 568, 749-769 (2016).

17 Pitman, N. Una visión general de la cuenca de Los Amigos, Madre de Dios, sureste de Perú, abril de 2015. 

18 Alan K. Graig. Placer Gold in Eastern Peru: La gran huelga de 1942.

19Asner et al., Elevadas tasas de extracción de oro en el Amazonas reveladas a través del monitoreo de alta resolución. PNAS 12 de noviembre de 2013 110 (46) 18454-18459; (2013)

20 Maap #130: la minería ilegal de oro se reduce en un 78% en la Amazonia peruana, pero sigue amenazando zonas clave. 2020, Conservación de la Amazonia.

21 Business Today, 2022

22 Maap#96: minería de oro-deforestación-en-los-niveles-recordados-del-sur-peruano-amazónico, 2019, Conservación del Amazonas

23 SERNANP noticias, gobierno peruano, 2019

24 Fay, L. & Gustin, M. Assessing the influence of different atmospheric and soil mercury concentrations on foliar mercury concentrations in a controlled environment. Water. Air. Soil Pollut. 181, 373-384 (2007).

25 Guía para la fiscalización ambiental a la pequeña minería y minería artesanal, MINEM, 2019.

26 Tollefson, J. Los científicos que restauran una zona de desastre de las minas de oro en la Amazonia peruana, Nature 578, 202-203 (2020)

27 CINCIA, Programa Mercurio, 2021

28 Thermo fisher, técnica de galvanoplastia

 

Deja un comentario